(1711 - 1776)                                                                                              “La razón es, y sólo debe ser, esclava de las pasiones





Nace en Edimburgo, en el seno de una familia bien relacionada, pero de escaso patrimonio. Cuando murió su padre, tenía dos años y fue educado por su madre. Ingresó en la Universidad de Edimburgo, pero no terminó los estudios. Su familia quería que se dedicara a las leyes y él prefería la filosofía. Trabajó un tiempo en la oficina de un comerciante de las Indias Occidentales en Bristol y luego marchó a Francia, donde estudió la Filosofía cartesiana en el colegio de la Fléche.
Allí escribió, en 1734, el tratado de la naturaleza humana. Esta obra, que había proyectado en 1725, cuando sólo contaba 14 años, se publicó de forma anónima en 1739 y pasó tan inadvertida que HUME no la reconoció como propia hasta 1776. Por el contrario, la investigación sobre el entendimiento humano, de 1748, tuvo mucho éxito.
Intentó obtener la cátedra de ética y filosofía del alma en Edimburgo, sin conseguirlo. Fue preceptor de un lunático -el marqués de Annandale- y luego secretario de un general, con el que viajó por Europa.
Fue bibliotecario de la Facultad de Abogados de Edimburgo, donde comenzó su Historia de Inglaterra, y también secretario del Departamento del Norte en la Secretaría de Estado de Londres. 
Fue amigo de ROUSSEAU y también de ADAM SMITH, el teórico del liberalismo económico. Sus obras fueron incluidas en el índice de obras prohibidas de la Iglesia Católica.
NATURALEZA HUMANA Y CONOCIMIENTO
Hume comienza su tratado de la naturaleza humana hablando de la importancia que tiene el estudio de la naturaleza humana para el desarrollo de la ciencia, pues todas las ciencias, de un modo u otro, tienen que ver con el hombre.
Así, la lógica explica los principios y operaciones de nuestra facultad de razonamiento, la moral y la crítica artística tratan de nuestros gustos y sentimientos, y la política considera a los hombres unidos en sociedad y en mutua dependencia. Por ello, si conseguimos conocer bien la naturaleza humana, nos será más fácil avanzar en los demás saberes.
ELEMENTOS DEL CONOCIMIENTO: IMPRESIONES E IDEAS


En líneas generales, la teoría del conocimiento de HUME coincide con la de LOCKE. Ambos consideran que la experiencia es la única fuente de conocimiento y, por tanto, que todos los contenidos de nuestra mente proceden de los datos de los sentidos. HUME, no obstante, hará algunas precisiones importantes a esta teoría del conocimiento.
Para HUME, los elementos del conocimiento son impresiones e ideas. Tanto las unas como las otras son contenidos de conciencia, “percepciones”.
Las impresiones son, aquellas percepciones que se presentan a la mente con mayor fuerza o vivacidad; por ejemplo, cuando oímos, vamos, palpamos, odiamos, deseamos, queremos. En general son las sensaciones, las pasiones y las emociones.
Las ideas son, el resultado de una operación de la mente sobre los datos previamente obtenidos a través de las impresiones. Las ideas son imágines de las impresiones que tenemos en la mente al recordarlas o pensar sobre ellas. Así, por ejemplo, tenemos la impresión de un color cuando éste se encuentra presente a la vista, y la idea de ese mismo color cuando lo imaginamos o recordamos sin tenerlo delante. Por eso las ideas son más débiles que las impresiones. Ambos tipos de percepciones pueden ser simples y complejas. Las ideas simples corresponden siempre a impresiones simples. Las ideas complejas pueden corresponder a impresiones complejas, pero también puede formarse en la mente.
 

 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Loading...

Juegos

Aqui encontrarás una sección de entretenimiento muy divertida. Entra ya!!!! JUGAR O entra aqui y descarga otros juegos.

Sample Widget